MADONNE DEL LATTE nella cripta della chiesa di San Luca – Maranola

04023, Via Monte S. Luca, 04028 Formia LT, Italia
2636
accessibilità : luogo pubblico

La Cripta de San Luca es un lugar único, que contiene seis Vírgenes de leche. Un culto, el de la Virgen de leche, que tuvo una considerable difusión entre 1300 y 1400 y en general se refería a la solicitud de protección frente a las posibles complicaciones a las que estaban expuestas la madre y el feto durante el parto y en la primera infancia, como la ausencia o falta de leche.

El Mensajero

***

El descubrimiento de esta Cripta tuvo lugar de manera casual, el 28 de junio de 1997, durante los trabajos de acondicionamiento del viejo suelo de la Iglesia de San Lucas en Maranola.

Se encontró un ambiente subterráneo completamente lleno de escombros que fueron removidos por voluntarios y miembros del Comité de San Lucas entre los cuales el amigo Gerardo De Meo, siempre atento sobre todas las operaciones de recuperación artística en los territorios de colinas de Formia.

Dos fotos nos dan la idea de cuánto material fue necesario sacar de este tesoro escondido por los acontecimientos humanos de muchos siglos de historia.

El vaciado llevó a poner de relieve un ambiente en forma de cruz griega con un increíble número de frescos.

La Cripta tiene dos brazos de casi siete metros cada uno, una herida como única fuente de luz y una fuente rústica con dibujo sobre el hombro superior y un pozo que debe haber contenido «el agua sagrada, el agua que purifica, que renueva, que es esperanza de salvación».

En este post sólo hablaremos de las seis Vírgenes de la Leche pintadas al fresco en esta Cripta de extraordinaria belleza y complejidad artística.

Cuatro de ellas están en el trono, pero no las otras dos, llamadas por este detalle también: Virgen de la humildad.

Tomando como base un estudio de Gerardo De Meo, se pone de manifiesto que las Vírgenes de la Leche de esta Cripta se refieren al siglo XIV – XV y, como ya se ha dicho, casi todas están representadas en el trono.

En el territorio circundante se han encontrado Vírgenes de leche en varias ciudades (Gaeta, Minturno, Fondi, y Ausonia) pero nunca en número tan elevado como en Maranola que cuenta con un total de ocho en sus Iglesias, más una fuera de las murallas llamada Virgen Santísima de las Gracias en la vertiente occidental, conservada en una capilla privada.

En total, nueve Vírgenes de la leche en un ámbito territorial no excesivamente poblado.

Todo esto lleva a deducir que todo el territorio y en particular la Cripta han sido un «Lugar de Culto a María Lactan», justificado también por la presencia de la Fuente.

La presencia de la leche de la Virgen y del agua nos lleva a pensar que este debía ser un lugar de peregrinaje para las embarazadas que solicitan una maternidad sana y para las madres que se preocupan por la salud de sus hijos por nacer.

Raffaele Capolino

***

IGLESIA PARROQUIAL DE SAN LUCA EVANGELISTA  

La Iglesia parroquial de San Luca Evangelista de Maranola, es un edificio situado en el interior del pueblo, en la parte alta del mismo, cerca de la torre Caetani; no se tiene información precisa sobre la fecha de su edificación, pero los estudiosos fechan su origen en el siglo XIII. La estructura se compone de una única gran nave central, dividida en tres veces en crucero, con altares laterales, fuente bautismal, transepto y ábside. A la derecha de la entrada se encuentra la Capilla dedicada al Santísimo Cuerpo de Cristo; llamada capilla, además de los numerosos restos de estucos y frescos del siglo XIV, está enriquecida por un altar barroco coronado por una gran mesa finamente decorada del siglo XVI, atribuida a la escuela de Siciolante por Sermoneta; durante las celebraciones pascuales es particularmente vivida por los fieles para la exposición del Cristo Muerto. En el eje de esta capilla y lateralmente a la nave central sigue la sacristía, en arquitectura medieval, que conserva un fresco de la Virgen con pomegranate, signo de abundancia. Sigue, a la derecha del altar mayor, el campanario, también fechado al siglo XIII, al que se accede por el coro; la estructura de la muralla del campanario está dotada de ventanas con una abertura que presentan la decoración externa constituida por cuencas cerámicas empotradas. A largo de la nave central están presentes numerosísimos y valiosos frescos que forman parte de un único original ciclo parietal al estado en parte perdido. Se eleva, en la parte alta de la iglesia, el altar mayor de mármol policromo de estilo barroco; detrás de él se encuentra el coro de madera del siglo XVIII. En el lado izquierdo de la entrada de la iglesia, en línea con la Capilla del Santísimo Cuerpo de Cristo, surge la fuente bautismal en piedra trabajada.

Particular mención merece la cripta del siglo XIV, tallada bajo el altar mayor y bajo el coro, con acceso desde el lado izquierdo del crucero; es completamente pintado al fresco y su descubrimiento tuvo lugar el 28 de junio de 1997, durante las obras de acondicionamiento del viejo piso. Se trata de un lugar particular, rico de varios ciclos pictóricos, uno caracterizado por la presencia de hasta seis Vírgenes de leche (hecho único en su género), uno relativo a la representación de algunos episodios de la vida de Cristo, uno compuesto a su vez por la superposición de cuatro capas de frescos, en el área del ábside; mezcladas a las escenas evangélicas y a las Vírgenes de la leche se refieren las figuras de muchos santos a los cuales se refería la devoción local del momento.

Abre y cierra la Iglesia de San Lucas Evangelista, la Puerta de la Paz, obra en bronce a dos puertas del escultor de Maranola Gerardo De Meo, realizada en 1989. Una última mención merece la canónica, con separada entrada lateral externa de la vía pública y acceso interno de la sacristía. Se trata de un cuerpo de fábrica querido y construido ex novo a finales de 1800 por el Arcipreste pro tempore; además del alojamiento del titular de la parroquia, hospeda varias oficinas entre las cuales el del archivo histórico parroquial.

Giovanni D’Onorio de Meo

***

En cuanto a la localidad de Maranola, las primeras fuentes escritas se remontan a la Edad Media, aunque probablemente sea un asentamiento ya en época prehistórica, atestiguada por la presencia de murallas pelágicas. El nacimiento de la villa medieval de Maranola históricamente se produce entre la segunda mitad del siglo X y las primeras décadas del XI. Las fuentes más antiguas datan de mediados del siglo X y proceden del Codex Diplomaticus Cajetanus. Maranola en el siglo X se llamó Maranula y Marana, como localidad. Un documento fechado en 950 describe la donación que los duques de Gaeta hicieron al duque Marino de la propiedad estatal que les pertenece, ubicada en las localidades de Maranula y Marana. La fuente cronológicamente posterior nos lleva a un documento de 1029 en el que se menciona a María llamada «Fondana» ya su hermano Giovanni como habitantes del «Castrum Maranulae». Si en el primer documento el topónimo Maranula designa claramente una localidad, en el segundo encontramos la primera evidencia de un centro fortificado (castrum). Su territorio era vasto, limitaba con Appia hasta la frontera con Spigno y Scauri, y lamía la colina de Gianola. Este gran territorio entre el bajo Lacio y Campania, según las noticias reportadas principalmente por algunos escritores latinos, y confirmado por hallazgos arqueológicos, era uno de los lugares de santuarios más densamente poblados, ubicado en los bosques o en las numerosas cuevas kársticas a lo largo de la costa. franja del Tirreno, o en las islas de Ponza y Ventotene.

 

 

 

 

Related Listings